TIC TAC TIC TAC …

IMG-20140512-WA0004Este año, la Liga está siendo un hervidero de emociones, a diferencia de temporadas pasadas. Apretada como siempre por abajo y con tensión por arriba hasta la última jornada. Ayer, algunos equipos se encomendaban al milagro y se ponían las pilas. Trataban de hacer el trabajo de toda la temporada en dos jornadas. Es vital planificar bien el año para los equipos que tienen como objetivo la permanencia y esto acaba por hacerles ganar puntos.

Lo mismo ocurre con los jóvenes que tratan de buscar una salida profesional en el mundo del fútbol. Tras el sueño de convertirse en Cristiano Ronaldo o en Lionel Messi hay muchas horas de esfuerzo y dedicación.

Jesús tiene 16 años, en su habitación cuelgan los pósters de sus ídolos. Su sueño es jugar en primera división. Pero todavía le quedan muchos minutos de juego en barrizales antes de pisar algún día el Santiago Bernabeu. Quizás nunca lo alcance, por eso su madre pretende que siga estudiando y que se labre un futuro. Así que, a las tareas futbolísticas con entrenamientos, charlas, desplazamientos y partidos se le suman las tareas del instituto y sus responsabilidades en casa.

Es fundamental en estos casos, obtener una gestión del tiempo óptima para evitar estados de ansiedad provocados por la acumulación de tareas y que llevan a bajar tanto el rendimiento deportivo como el escolar. Es importante desde pequeños enseñar a los hijos a gestionar su tiempo.

  • Listas de tareas. Enseña a escribir en un papel las tareas que tienen que realizar ese día y durante la semana. El hecho de que estén escritas en un papel ayuda mejor a clarificar todo lo que tenemos por delante. De esta forma clasificaremos mejor las actividades. Es importante que al lado de cada actividad se ponga el número de minutos u horas que conlleva la misma.

  • Aprender a clasificar. No todas las tareas que tenemos que hacer en el día de hoy tienen el mismo grado de importancia. Hay que enseñarles una escala de prioridades y clasificar las tareas entre importante y urgente. De forma que la manera de llevarlas a cabo sea la siguiente: Primero las tareas importantes y urgentes, segundo las tareas importantes pero no urgentes, después las tareas no importantes pero urgentes; y, por último, las tareas no importantes y no urgentes.

  • Cuadrante familiar o agenda. Un padre o entrenador es el mejor ejemplo que tiene el niño durante esta etapa. Por ello, podemos empezar nosotros llevando a cabo un cuadrante familiar con las tareas de cada uno de los miembros. Lo podemos poner en la nevera de forma que siempre esté visible para todos. En este cuadrante incluye, además, las tareas que deben realizar en casa y apunta alguna rutina familiar programada, como por ejemplo acudir con tus hijos al teatro una vez al mes. El siguiente paso será ayudar a gestionar su propia agenda.

  • Sistema de recompensas. Para el buen funcionamiento del cuadrante debes establecer con tus hijos un sistema de recompensas. Esto también lo puede utilizar el entrenador a la hora de gestionar el vestuario. Llevar a cabo las tareas de forma eficaz conlleva la obtención de un premio. En el caso del incumplimiento de las tareas se pactará la pérdida de algún privilegio, como por ejemplo salir con los amigos o jugar con la play station.

  • Recordatorios. En ocasiones, una extensa lista de tareas puede hacer que algunas de ellas se olviden, es por ello que podemos utilizar algunas herramientas para recordarlas con mayor facilidad. Algunos ejemplos son: alarma en el teléfono móvil, escribirlas en un post-it…

  • Ciclos de trabajo. A la hora de planificar la agenda podemos introducir algunas pautas de trabajo-descanso para obtener un mayor rendimiento. Hay muchas técnicas para trabajar los ciclos de trabajo, pero una buena puede ser la pomodoro. La palabra pomodoro proviene del inglés y hace referencia a los relojes que en cocina controlan el tiempo. En el sistema pomodoro se utiliza un intervalo de 20 minutos de trabajo y 5 de descanso. Para niños de edades menores es un ritmo adecuado. Sin embargo, para gente que necesita mayores rendimientos académicos se se recomienda juntar ciclos, 40 minutos de estudio por cinco de descanso.

La mejor forma que el ser humano tiene de aprender es jugando. Y aunque parezca extraño la gestión del tiempo también se entrena. Puedes coger un reloj de arena, que a los pequeños les gusta mucho, o un reloj normal y cronometrar ciertas tareas que antes del inicio han sido pactadas. Por ejemplo, tienes 10 minutos para escribir en tu diario personal tres cosas por las que das las gracias hoy.

También podemos hacer una receta con nuestros hijos. En la cocina el tiempo es vital. Si tienes Thermomix o algún robot de cocina, las recetas que suelen acompañar a los libros vienen pautadas por minutos e incluso segundos. Si no tienes un robot de cocina en cada puedes coger una receta cualquiera. Seguir una receta hará que el niño aprenda la gestión del tiempo.

Para los más mayores, en internet hay una infinidad de juegos online y videojuegos que ayudan a gestionar el tiempo. Es tan sencillo como realizar una búsqueda online y comprobar que existen cientos de páginas con este tipo de juegos. En ocasiones los videojuegos con un buen objetivo pueden convertirse en una herramienta de ayuda.

Ayudar a nuestros hijos a gestionar mejor su tiempo hará que además de ser personas más autónomas disfruten en un mayor grado de sus actividades.

Sigue a Yara Serrano en @YaraSG

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: