La esencia del entrenador: ¿Por qué? y ¿para qué?

Durante mucho tiempo, la gente me pregunta muchas veces, ¿qué característica debe tener un entrenador….? Y te planteas una respuesta, y al final, como en cualquier trabajo en el que se quiere progresar y mejorar, el entrenador se tiene que adaptar, reciclarse y estar atento al feedback que le dan los sucesos que están a su cargo y que influyen en el desarrollo de su trabajo.

¿Para qué?….si ya tengo el Titulo Nacional de Entrenador de Fútbol, ese es el pensamiento de muchos cuando acaban su curso, y ahí es cuando dejan de aprender, de formarse y por tanto pierden la capacidad de ser mejores, por lo tanto el tener el Título Nacional solo es un punto de partida y no una meta donde acaba nuestra aventura de aprender. 

Como buenos entrenadores que pretendemos ser, nuestra arma más valiosa va a ser el entrenamiento, a través de este vamos a poder mejorar a nuestros jugadores en el sentido que nosotros pensemos que es el adecuado, y a raíz de este entrenamiento nos van a surgir multitud de preguntas, y en esas preguntas, es donde a mi juicio se encuentra la esencia del trabajo de entrenador.

¿Será buena esta tarea para combatir al próximo rival?, ¿con este tipo de defensa neutralizaremos el ataque del rival del domingo?… si le desarrollo la velocidad en el juego ¿utilizaré más a los jugadores de banda?…. multitud de preguntas en las cuales está la mejora. Pero lo más importante es que el equipo sea consciente de ¿por qué? y ¿para que? trabaja, pero no solo refiriéndonos a los jugadores, sino también al cuerpo técnico, parte fundamental e imprescindible de nuestro viaje.

 A partir de ahí, surgen más preguntas enlazadas unas con otras…. ¿Cómo lo llevo a cabo?, ¿Qué necesito (no solo recursos materiales, sino humanos instalaciones…..)?, ¿Cuánto tiempo lo he de seguir haciendo?, ¿Intensidad? ¿Al principio es la misma intensidad que al final?, ¿Cómo voy a comprobar si eso me ha servido para lo que quería?

Un gran amigo mío en una de su múltiples reflexiones señala que hay que dotar al jugador de una riqueza en cuanto a conceptos (prácticos) para que al final, el que solucione sea él. Por mucho que planifiquemos un partido, lo que ocurre en el campo es puramente espontáneo.

Como bien dijo Sócrates: ” La verdadera sabiduría reside en reconocer la propia ignorancia”

 Os dejo con este vídeo de trabajo en equipo –  Ver Vídeo-

 

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: